A partir de ejercitar diferentes inteligencias, los niños aprenden a vivir su presente a partir de imaginar el futuro, conscientes de que su mundo es una mezcla real y virtual, por eso necesitan la libertad de ser como realmente son, crear su propio camino, guiarse por su emoción y construir su mundo conectado con los demás.

En I’MPOSSIBLE School cada niño descubre y desarrolla lo que necesita para ser feliz en el mundo que tiene enfrente, y en el mundo que algún día será.